Artrosis facetaria, bajo el punto de vista de UCEi Quiropráctica y Espalda.org

La artrosis facetaria consiste en la degeneración del cartílago que separa la articulación “facetaria”. Esta articulación está formada por las láminas de 2 vértebras superpuestas.

CÓMO SE PRODUCE?

Espalda.org nos dice que el 80% de la carga recae en el disco, y la restante en las articulaciones posteriores.Como agravante, se asume que la hiperlordosis empeora estos procesos. Es derivada de un proceso de desgaste. Culpa la carga genetica siendo del 61% de los casos.

Aquí el quiropráctico intenta buscar una razón más allá. Cree en procesos inflamatorios que suceden en las articulaciones a través de enfermedades inflamatorias, aunque eso solo justificaría los casos donde la artrosis facetaria fuera generalizada en múltiples articulaciones siguiendo un patrón inflamatorio generalizado.

Curiosamente los casos más comunes encontrados en las resonancias de mis pacientes siguen un patrón lógico; la artrosis facetaria se concentra mayoritariamente en las vértebras bajas, L5 con Sacro y/o L4 con L5. Que a nivel biomecánico coinciden con las vértebras más móviles de la columna lumbar y que soportan mayor carga.

Encontramos que al incrementar la extensión lumbar y que al pulsar el proceso espinoso de L5, el dolor se acrecienta o incluso deriva en espasmo.

El quiropráctico añade, “al haber disco no le gusta considerar que el complejo donde los discos y las vértebras se juntan para moverse sean articulaciones reales, ya que el movimiento producidos en ellos no es un movimiento a través de un plano articular, más bien una basculación por encima de un objeto flotante. Llamémoslas falsas articulaciones” y “las articulaciones reales,  las articulaciones facetarias que si se mueven a través de un plano articular, su trabajo es guiar y contener el movimiento de las vértebras”.

Debido al discurso anterior, creemos que el problema real se encuentra en la presión ejercida en las articulaciones facetarias, que impactadas y recibiendo demasiado peso con constancia, en vez de distribuirlo en el disco, se inflaman y debido a que el hueso es un material plástico y adaptable, y al estar constantemente impactadas, degeneran en esa característica forma “fundida”.

SÍNTOMAS

“Tradicionalmente se asumía que la degeneración del cartílago de las articulaciones facetarias podía provocar inflamación y dolor directamente, lo que se denominaba “síndrome facetario”, o aumentar la carga sobre el hueso y producirlo por ese mecanismo.

Por otra parte, la artrosis facetaria puede conllevar la deformación de la articulación. Esto puede causar estenosis espinal, directamente o porque cause una espondilolistesis. En esos casos, si la estenosis espinal llega a comprimir una estructura nerviosa, puede requerir tratamiento. Pero en ese supuesto, lo que requeriría tratamiento sería la estenosis espinal, no la artrosis facetaria en sí misma.” – Espalda.org

Básicamente, los artículos científicos muestran que la irritación del hueso, no es la causa del dolor, entonces asumiremos que es más bien una consecuencia. Y qué decir del segundo párrafo, siendo el hueso plástico, justifica a la perfección todo lo escrito en ello. Si estiras mecánicamente el apartado posterior de la vértebra puede elongarse y además, poner en peligro al disco (en caso que aún este sano)

HIPÓTESIS DE LAS CAUSAS

Las hipótesis que sacamos según vemos nuestros pacientes son variadas.

1. Una mala postura con distensión abdominal, especialmente en casos de hiperlordosis donde es comúnmente generalizada a lo largo de varias vértebras lumbares.

2. Bloqueo articular focal (la vértebra en concreto, al haber estado tanto tiempo impactada, se vuelve incapaz de volver a su posición de menor tensión por si misma).

3. La tensión generalizada en la columna puede causar una distribución del peso incorrecta al final de la columna, forzándola e impactándola contra el sacro o vértebra inferior.

4. El excesivo taloneo, o demasiado impacto con el talón al andar o correr somete la columna a un estrés constante que daña sus articulaciones. Es debido a que el talón transmite la onda de impacto directamente en la columna. Para justificar este punto, me gusta usar el ejemplo del test “Anvil” donde se golpea con la pierna extendida e inclinada en decúbito supino el talón del paciente, y en caso de fractura en el hueso de la cadera, el paciente recibe un intenso dolor. Pues ese impacto no es amortiguado hasta llegar a la vértebra.

Este compendio, serían las causas mecánicas más comunes que hemos teorizado viendo a los pacientes de nuestro centro. Con nuestras recomendaciones y el cuidado quiropráctico específico que ofrecemos, pueden corregir sus patrones nocivos y hacer vida normal en la mayoría de los casos.

TRATAMIENTOS

“Tradicionalmente se ha recomendado el ejercicio, especialmente de la musculatura abdominal, para intentar aliviar la carga que soporta la articulación facetaria. En los casos en los que se sospechaba que la inflamación de la articulación facetaria era el origen del dolor, se han propuesto infiltraciones facetarias. Sin embargo, los estudios realizados no demuestran que esas infiltraciones sean eficaces. Con el mismo objetivo también se han planteado procedimientos que lesionan los nervios que inervan esa articulación, con el objetivo de impedir que transmitan dolor (“rizólisis”). Desgraciadamente, las pruebas científicas disponibles tampoco demuestran su eficacia para el tratamiento del dolor lumbar.” – Espalda.org

Me gustaría además demonizar prácticas tan primitivas cómo la rizólisis, práctica en la que queman/matan el nervio, un nervio que tiene una funcion sensitiva de alrededor del 30%, y que el porcentaje restante es información motora. Hasta la fecha entre todos los pacientes recibidos, ninguno ha presentado beneficios tras una rizólisis lumbar, y muchos reportan síntomas y/o disfunciones posteriores a esta cirugía, como pérdida de fuerza o atrofia muscular en los casos más extremos.

La quiropráctica aplicada en la columna vertebral, reduce los síntomas lumbares y reduce el estrés mecánico en la columna abriendo las articulaciones impactadas y permitiendo su correcta función, redistribuyendo el peso y la tensión de la columna equitativamente. Recomendaciones como el refuerzo de la musculatura abdominal pueden ayudar a disminuir la presión en las facetas articulares. Aprender a andar y correr descalzo puede ayudar a reducir la tensión en la columna vertebral.

Descubre como en las próximas publicaciones.

-Eloi D. Murillo, quiropráctico de UCEi Quiropráctica.