Meniere y Vértigo (Vocabulario ténico) “Más allá del oído”

maxresdefault-01.jpeg

La enfermedad de Meniere no solo incluye síntomas tales como los ataques de vértigo, pérdida auditiva de frecuencias bajas, acúfenos y plenitud ótica (sensación de taponamiento, ocupación y presión en el oído). Comprende también síntomas relacionados con la trompa de Eustaquio, la junta cráneo-cervical, las articulaciones temporomandibulares (TMJ), y el sistema nervioso autónomo.

El autor (Michael Burcon) nos propone una compleja hipótesis acerca de por qué razones se puede sufrir Meniere u otros trastornos vertiginosos seguido de traumatismos, u otros fenómenos dónde la columna cervical ha sido afectada activa o pasivamente; ofreciendo la quiropráctica especializada en el Atlas (primera vértebra cervical), como el tratamiento más recomendado para aliviar los síntomas de vértigo y náuseas.

Descripción de los mecanismos
La subluxación en el complejo articular de las cervicales altas y sus efectos negativos en la enfermedad de Meniere y el Vértigo

Inflamación

Inflamación de la articulación atlanto-occipital subluxada con edema aumentando la presión en las estructuras colindantes debido a la inflamación, más específicamente la trompa de Eustaquio.

El Atlas al dejar de deslizarse en sus articulaciones correctamente o ir más allá de sus límites normales, puede inflamar y crear edema a su alrededor, supuestamente taponando la trompa de Eustaquio (estructura relacionada con el oído medio, encargada de regular la presión interna).

Tracción

Tracción de los nervios craneales VII a través del XII, además del nervio de Jacobson y Arnold.

A través de la tracción por flexión o extensión de la cabeza (función principal del Atlas) durante un accidente o presión continuada. Puede tirar de unas estructuras como cuerdas (ligamentos), que conectan el hueso con la médula espinal, siendo los nervios más directos a recibir la tensión, los nervios craneales XII, Jacobson y Arnold.

Torsión del trigémino

Torsión (o torque) del núcleo Trigéminocervical tirando y causando disfunción de la Trompa de Eustaquio.

En este apartado relaciona una disfunción del nervio trigémino a través de los núcleos trigéminocervicales en la médula espinal-cervical alterando la función sensorial y  motora del nervio trigeminal, el cual controla la función del paladar blando (relacionado con la nasofaringe y la trompa de Eustaquio). Añadiré también que el trigémino inerva al músculo tensor del tímpano, lo cual empeora la regulación de la presión intratimpánica si el trigémino es disfuncional.

Flujo sanguíneo reducido

Irritación de los nervios simpáticos puede provocar espasmos en la arteria vertebral, disminuyendo el flujo sanguíneo en dirección al tronco encefálico.
Una disrupción en el intercambio de sangre en el tronco encefálico (núcleo y parte más primitiva del cerebro) ya sea por problemas en retorno venoso, o bloqueos del paso de sangre en las arterias vertebrales, puede llevar a isquemia, síntomas neurodegenerativos y vértigo.

Disfunción del flujo del líquido cefalorraquídeo

La regurgitación del LCR (Líquido Cefalo Raquídeo) hacia el 4o ventrículo debido a la obstrucción del flujo saliente a través del agujero magno puede afectar al lóbulo flocculonodular del cerebelo resultando en nistagmo, vértigo y disfunciones del equilibrio.
El punto más común de obstrucción del LCR es a nivel del agujero magno (apertura del cráneo donde el cerebro deriva en médula espinal), donde tiene lugar varios factores, el espacio que pueda ocupar el tejido neuronal, los vasos sanguíneos y el espacio restante dirigido al LCR. La obstrucción puede deberse a varios factores, Si hay un desplazamiento de la primera vértebra con el cráneo, puede alterar el equilibrio funcional de las estructuras contenidas derivando en los efectos descritos al principio.

Conclusión

En la experiencia de varios autores, destacando Erin Elster y el M. Burcon, los cuales recopilan en sus estudios 360 pacientes sufriendo vértigo. Describen que éste fue muy efectivo para tratar el vértigo en: vértigo postural benigno, mareo cervicogénico, síndrome del desembarco, Meniere, vértigo asociado a migraña y laberintitis.

Experiencia propia

Es raro el caso que no mejora, algunos les cuesta más y a otros menos, pero una vez consiguen encontrar alivio, pasarán meses bastante buenos.

Eloi D. Murillo


 

Anuncios