Lesiones de hombro

Hoy me apetece hablar de dos temas en concreto que me afectaron personalmente en su día.

Una historia de juventud y las lesiones de hombro:
#manguitodelosrotadores, #SíndromedelaSalidadelTórax, #TOS, #Quiropractica, #Cervicales

Cómo muchos jóvenes especialmente en el caso de los varones, me vi influenciado por el archiconocido estilo de vida de los “deportes de fuerza” a mis tiernos 20, un amigo va a un gimnasio, así que te lo vende bien y decides dar el paso.

Me gustaría definir los “deportes de fuerza” como deportes estrechamente ligados al levantamiento de pesas, poleas y el propio peso corporal con el objetivo de ganar masa muscular. Entre estos deportes se puede destacar el powerlifting, strongman, bodybuilding, etc.

Los que las habéis padecido, sabréis que raramente las lesiones de hombro suceden de la noche a la mañana, y pude entender desde el primer día de entreno que duraría en esa disciplina tanto como mi hombro derecho pudiese, y en el transcurso de de 7 meses haciendo el bestia 4 veces a la semana, alimentándome como un animal y durmiendo las horas que me tocaban (sin mucho conocimiento de nutrición ni de como usar mi cuerpo) hice mi récord a press banca y a partir de la siguiente mañana mi hombro ya no sería el mismo por mucho tiempo.
Había desarrollado TOS (Síndrome de la Salida del Tórax), mi afección era inestabilidad clavicular (ésta saltava como un gatillo haciendo un “pop” constantemente), crepitación entre el homoplato y el torax, muy dolorosa y desagradable, junto a debilidad en serrato anterior, deltoide, supraespinato, redondo mayor  y el pectoral mayor sobreactivado. Juntamente con tendinopatías locales y hormigueo en la mano (recorrido del nervio mediano) al despertar.

Hay varios tipos de TOS: neurológico, arterial, venoso, traumático, y el común o inespecifico. Resumiendo cada uno:

Neurológico verdadero: Afección de las raíces nerviosas salidas de la columna cervical baja, o a nivel del plexo braquial (especialmente entre las articulaciones del hombro y el espacio entre la clavícula y torax).
-Debilidad en las manos
-Adormecimiento
-Fenómeno de Raynaud (Cambio del color del miembro cuando se expone al frío)
-Disminución del tamaño de los músculos de la mano

Arterial: Obstrucción de las arterias que irrigan el brazo.
-Sensibilidad al frío en las manos y los dedos
-Adormecimiento
-Dolor o llagas en los dedos
-Mala circulación de sangre en los brazos, manos y dedos
Traumático: Debido a traumatismo local.
-Dolor, hormigueo y comezón en el cuello, pecho y brazos.
-Adormecimiento y debilidad
Común: No es comprendido.
-Dolor en la extremidad superior
-Debilidad muscular
-Fatiga
Sea como fuere no había daño local en ecografía ni en radiografía. Algo que SÍ había era debilidad y mucho dolor, además de dolor  constante en lo que describiría mi segunda cervical. Mi hombro derecho estaba rotado hacia dentro y este parecía estar mas bajo que el hombro contralateral.
TODO DEPORTE conlleva un RIESGO, al igual que la falta de este conlleva otro tipo de riesgo.

Es además en este punto de mi vida en que empecé a estudiar con mucho más detalle el funcionamiento de la columna cervical, el cuerpo me avisó y fui conciente de ello aunque no escuché. La lesión fue dura, y la lección fue larga y productiva.

Estudié mi caso, y después de varios intentos y tratamientos fallidos  entendí que la desregulación mecánica de mi cuello, la inflamación y la lesión de hombro estaban completamente ligados, y si en teoría se origina en las cervicales bajas, podía sentir como mi sexta cervical estava inestable (hipermóbil), pero que esta inestabilidad no se originava en si misma, si no en el estrés que sufría la primera cervical, la cuál caía rotada alrededor de 7 grados encima de la segunda junto a una subluxación lateral de C1-C2.

Esta lección me enseñó como debían ser mis vértebras ajustadas (acción de corregir la desregulación mecánica de la vértebra) para que mi cuerpo pudiera regenerar la zona reduciendo el estrés tanto mecánico, neurológico y vascular, y como ayudar a otros en situaciones parecidas.

A fecha de hoy mi hombro no sólo está recuperado si no que funciona mejor que antes de empezar a hacer deporte. No solo eso, si no que lo ejercito sin reposo y con deleite.

Fin.
-Eloi D. Murillo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s